Exposiciones

Trazos y revelaciones

Colección Griselda Hurtado

Centro Cultural Jardín Borda

Av. Morelos 271, Centro Histórico, Cuernavaca

$30.00 entrada general, $15.00 con credencial vigente de Estudiante, maestro, INSEN. gratis con credencial que acredite radicar en Morelos

Griselda Hurtado Calderón, empresaria restaurantera quien a lo largo de más de 10 años ha conformado un acervo artístico que hoy en día supera las 650 piezas. Pintura, escultura, gráfica, video, cerámica, son algunas de las técnicas presentes en su colección pero su verdadera fortaleza no está en las técnicas, en el número de piezas o en las firmas que la integran, la virtud y la riqueza de su colección están en el valor que ha dado a la producción artística local. Mecenas, guardián, cómplice y en muchas ocasiones madre, asume con responsabilidad y orgullo el papel que ella misma se ha cimentado como promotora cultural. Su gusto no se rige por criterios unilaterales dictados y supeditados por el mercado del arte o sigue modelos preestablecidos por curadores, críticos, historiadores o incluso otros coleccionistas, Griselda es y ha sido fiel a su intuición. A diez años del inicio de esta aventura, Hurtado ha creado una colección digna de estudio y reflexión, que sin ser su intención, pone acento en la necesidad de generar una política de coleccionismo oficial que nutra los acervos artísticos de las instituciones culturales estatales. La muestra Trazos y Revelaciones. Colección Griselda Hurtado organizada por la Dirección General de Museos y Exposiciones y exhibida en las salas del Centro Cultural Jardín Borda, celebra y rinde homenaje a la gran labor social y mecenazgo que Griselda Hurtado ha hecho por la cultura en la entidad. No es la primera vez que obras de su colección se exhiben en las salas de este recinto, o que forman parte de exposiciones organizadas por otros museos como el Carrillo Gil, el Museo de Arte Moderno, o La Tallera, con lo cual parte de este acervo ha podido ser admirado por un público más amplio, pero si es la primera ocasión en que se privilegia la narrativa global por encima de la individual, y se presenta una selección de más de 150 obras de 37 artistas de lo más de 50 que tienen presencia en la colección. La organización de las piezas establece un diálogo sugestivo entre sus formas e imágenes y hace énfasis en el gusto del coleccionista por la producción artística realizada en Morelos. Nuestro agradecimiento a Griselda Hurtado por facilitarnos en préstamo temporal y con tanto entusiasmo parte de su patrimonio, a Thomas Fléchel por su trabajo curatorial y a todos los artistas que con su trabajo enriquecen nuestra cotidianeidad.