Actualidad

Salvador Orihuela Amaro

Gran legado en el Parque Ecoturístico del Ejido de Palmira

Septiembre de 2016

Por: 
De la Redacción

Salvador Orihuela fue un hombre de campo, siempre preocupado por la subsistencia ejidal, pero también por el rescate de los espacios verdes para el disfrute de toda la comunidad. Algo que sin duda se debió a su generosidad. En este pequeño homenaje podremos conocer un poco más de la enorme labor que coordinó en el Ejido Palmira.

Hace un par de meses fuimos invitados a visitar el proyecto del Parque Ecoturístico del Ejido de Palmira, en donde conocimos a mucha gente involucrada en este importante proyecto que se consolida poco a poco. Entrevistamos al presidente del Comisariado Ejidal de Alta Palmira, Samuel Orihuela; también al escultor y promotor cultural Álvaro Ocio; y antes de retirarnos de dicho espacio entrevistamos a Salvador Orihuela Amaro, quien desafortunadamente falleció el pasado 24 de mayo del presente año en las instalaciones del mencionado proyecto.

A manera de homenaje póstumo, reproducimos esta entrevista, por el gran compromiso con su comunidad misma que también estará disponible en el canal de YouTube de Cultura Morelos.

En dicho recorrido –entre las minas de arena– tuvimos la oportunidad de ver los avances significativos que tiene el Parque Ecoturístico del Ejido de Palmira. Con una importante reforestación, algunas piedras talladas con diversos temas, una palapa, baños secos, unas cabañas en construcción, y un temazcal.

En nuestra visita nos comentaron de los recorridos que ofrecían en el campo y a algunas pinturas rupestres.

Hoy en día se encuentran en construcción unas pozas y ya cuentan con celdas solares para producir electricidad, es un proyecto que pretende detener el avance de la mancha urbana en áreas naturales, en 40 hectáreas y sus instalaciones se encuentran ubicadas a un costado de las minas de Lomas del Carril, entrando por la colonia El Cornejal, en el municipio de Temixco.

Usted es ejidatario, háblenos de su compromiso con el lugar.

Mi nombre es Salvador Orihuela Amaro, soy ejidatario del Ejido Palmira, no tengo ningún cargo aquí, pero tenemos el compromiso de reforestar esta área, desde el principio hasta que se me acaben las fuerzas estaré aquí reforestando.

¿Es nativo de Temixco?

Soy nativo de Morelos, soy de aquí, de esta colonia.

¿Qué recuerdos tiene de esta colonia?

Pues yo aquí nací, mis padres llegaron junto con mis abuelos aquí. ¿Recuerdos?... pues del campo, siempre nos dedicamos a la agricultura, siempre trabajando y también me fui a la escuela, cursé la universidad.

¿Qué sembraban?

Nos dedicábamos a la siembra de jitomate, tomate, pepino, todavía me tocó la época en la que se exportaba pepino a Estados Unidos, con el desarrollo de la zona urbana y la contaminación que producen las aguas negras, se fue deteriorando el campo. Nos dedicamos a plantar rosas, fuimos dejando el cultivo de hortaliza, también sembrábamos arroz y caña.

¿Los rosales eran negocio en ese entonces?

Antes sí, ahora está muy competido el mercado dado que también la tecnología fue avanzando y hay muchos invernaderos en las zonas más frías y más templadas, donde producen rosas de mejor calidad, aquí la siembra es a cielo abierto.

¿Y su inquietud por la universidad?

Siempre me ha llamado la atención el interés de aprender, de adquirir más conocimiento. Soy un poco autodidacta y siempre tuve la inquietud de adquirir más conocimientos, así tiene uno una herramienta para defenderse y crear cosas. Estudié aquí en la secundaria Froylan Parroquín, no tenía las condiciones para estudiar, pero trabajaba con mi papá y en la tarde me iba a la prepa, ingresé a la universidad a estudiar la licenciatura en Horticultura Ornamental, de eso era de lo que habíamos vivido, nuestro oficio y para aprender más, para estar más capacitado. Ver lo de las plagas, la contaminación, enfermedades, mejores condiciones para criar nuestras plantas, ahí nace esta inquietud por la reforestación, y junto con Javier Orihuela nace la motivación de crear un área verde. La mayoría del ejido estábamos pensando en vender para urbanizar. Nos íbamos a quedar sin áreas verdes, entonces junto con Orihuela nace esa inquietud y él inicia el proyecto, consigue recursos con la Comisión Nacional Forestal e iniciamos esto.

¿Desde cuándo?

Más o menos como en el 2003 empezamos, él era comisionado estatal y todavía acudíamos a las instancias de gobierno y las únicas que nos ayudaron fue la Comisión Nacional Forestal que dieron un aporte para iniciar eso; $250.000 pesos y el ejido puso la otra parte, hubo asambleas para iniciar este proyecto, para que pudieran destinar el uso común para la construcción de este parque.

¿Y cómo fue recibida entre la comunidad esta propuesta?

No todos estuvieron de acuerdo, porque ya habían empezado a repartir las tierras de uso común, incluso estamos reubicando a esas gentes que se les dieron lotes para vivir, se les está reubicando para aumentar la superficie de este parque, muchos de los ejidatarios de ese entonces ya son de edad avanzada y ya no

tenían el ánimo de enfrentar este proyecto, pero ahí vamos poco a poco, vienen nuevos ejidatarios jóvenes y los vamos a ir involucrando en este proyecto, es a largo plazo, vamos nosotros a dejar de existir y ellos continuarán, porque no es de 10 años, es una idea a largo plazo.

Mencionaba que en el 2013 iniciaron con esta gestión de recursos; ¿cuáles han sido las etapas a la fecha de esta reserva?

Javier Orihuela inicia reforestando con chapulixtle, gestiona el apoyo, termina su proyecto. Quedé yo como comisionado ejidal, a mí me toca desarrollar el proyecto, en el cual se construyó una cisterna de 120 mil litros que era muy necesaria para poder reforestar, el sistema por el que optamos fue reforestar poco a poco, no la reforestación de miles de plantas que se echan a perder, empezamos con 500 y usamos el sistema de riego por goteo, es así como vamos año con año avanzando e incrementando la superficie forestada. Ya tenemos arboles de 6 o 7 metros, tienen 10, 11 años, hasta 13, los primeros en un terreno muy desértico, ahora ya está fresco aquí.

¿Nos podría mencionar en qué consiste todo este proyecto?

Bueno, podrán disfrutar del aire fresco, aunque es muy seco, aquí ya se siente fresco. Van a encontrar diferentes variedades de plantas medicinales. El Jardín Etnobotánico nos ha hecho el favor de apoyarnos con plantas medicinales, hay cabañas para poder quedarse aquí, en la época de la Hacienda de Temixco hicieron un sistema de riego y hay diferentes túneles. Ya tenemos desazolvado un túnel de 100 metros de largo que atraviesa de una barranca del Pajarito a la barranca de Pilcaya, podrán disfrutar de esos paseos, senderismo, hay pinturas rupestres, también tenemos la barranca, en tiempo de aguas hay lluvia, podrán disfrutar las esculturas en piedra, el proyecto es mayor, ya están colocadas diferentes piedras que van a trabajar un grupo de escultores, la piedra que tenemos aquí esa la labró Álvaro, él es el que inicia con esta idea y se va a ir desarrollando poco a poco este proyecto cultural, educacional, ecológico, todo lo que está de moda.

¿Cómo es un día de usted en este espacio?

Bueno, yo me siento muy a gusto, constantemente estamos aquí trabajando, en mis tiempos libres vengo aquí y estamos reforestando, limpiando, haciéndoles retenes, podando. Hay que revisar los arboles por las plagas y enfermedades para que puedan desarrollarse bien.

¿Por qué creer en un proyecto así?

Yo creo que es necesario creer en que estamos viviendo una etapa de consumismo en donde la gente se reúne en los centros comerciales que es donde andan viendo y comprando, y no tienen un espacio natural, es una vida muy superficial y entonces no tienen contacto con la naturaleza, las familias ya no van al parque, al zócalo, ya no tienen contacto con las aves, con las plantas, en la actualidad así es... la gente va a las plazas comerciales, entonces a mí me parece muy importante este proyecto por eso, que la gente conviva con la naturaleza.

¿La comunidad está contemplada para su acceso gratuito?

Sí, la comunidad en un principio era de ejidatarios, ahora ya hay muchos avecindados, queremos que vengan. Probablemente tenga un costo menor para su ingreso, porque sí se requiere un ingreso para poder mantener esto, es muy costoso.