La No Sección

Resortera

Encuentro con la loquera morelense, capítulo 20

Noviembre de 2016

Por: 
Hernán Osorio

En esta ocasión, Hernán Osorio nos guía en un breve recorrido por la carrera de la Resortera, que después de un retiro de cinco años, vuelve a la escena mexicana y morelense con un nuevo EP bajo el brazo.

El pasado 18 de septiembre, Resortera cumplió 18 años de haberse conformado. Con una base de ska fusionado con distintos tipos de música: reggae, swing, punk, huapango, salsa, cumbia, hard-core, dance-hall, música de banda, ritmos latinos. No tienen barreras ni prejuicios musicales e incluyen cualquier otro ritmo que les guste.

Resortera se formó en 1998 en la colonia Las Águilas de Cuernavaca, por inquietud de Christian Ávila “El Ewock” —quien desafortunadamente falleció — y Nicolás Susano. Ambos estudiaban en la misma preparatoria y tenían la curiosidad de hacer una banda. Asistían a tocadas y festivales diversos, pero el ritmo del ska los atrapó para crear música. Tocaron el 18 de septiembre de 1998 en la Preparatoria No. 1 de Cuernavaca, junto con La Bolonchona y Esquizoide. Ese fue su inicio musical.

Durante el 2011 decidieron interrumpir su proyecto musical para atender otros intereses y regresaron a los escenarios el pasado 24 de agosto, abriendo un concierto de Panteón Rococó. Tras cinco años de separación, se sienten tan motivados que están produciendo un EP con tres canciones, marcando con ello una nueva etapa en su carrera musical.  

En entrevista para la Cartelera Cultural, el vocalista —y miembro fundador— Nicolás Susano, así como el tecladista Jocelo Juárez, nos dan detalles de su incursión en el ámbito musical, sus influencias musicales, la separación momentánea y el regreso a los escenarios.

¿Qué expectativas tuvieron para conformar su banda?

Al principio siempre se hace por gusto, por amor a la música. También por el amor al ska porque lo sentíamos como una forma de vida, y lo seguimos sintiendo. No solo era la música, si no también era vestirse como skato, con playeras pegadas, cadenas y pantalones flojos, grafitear también era parte de esta tendencia musical. La tercera generación del ska en México vino acompañada del hip hop, el grafiti viene con el hip hop, los pantalones flojos vienen de los cholos, que también hacen rap y hip hop, todo eso se fusionó para conformar lo que hoy en día es el ska.

Nosotros lo hicimos para divertirnos sin esperar tanto, sólo era para divertirnos, para tocar y pasarla bien.

¿Quiénes fueron sus influencias musicales?

De las primeras bandas en Morelos, fue La Bolonchona, después el grupo de Lucha Autónoma Con Esencia Indígena Tumbando Una Nación Autoritaria (LACEITUNA), después seguimos nosotros como La Resortera, luego siguieron La Cumbacha y La María Cantú, ya después surgen más bandas.

Nuestras influencias internacionales: el ska gringo de Smash Mouth, después nos empezó a gustar el ska tradicional de Skatalite, The Specials y Madnessnes. Del rock nacional fueron Panteón Rococó, La Tremenda Corte, Sekta Core, Salón Victoria y La Matatena. Con todas esas bandas convivamos mucho porque nos gustaban. Antidoping era una banda de reggae que también tocaba ska y nos gustaba mucho. La banda internacional que tuvo más influencia en nosotros y que no es de ska —es más de reggae y punk — es la banda Todos tus Muertos.

¿Cómo era el contexto social en el que desenvolvían en ese entonces?

Formamos parte de la generación de la irrupción zapatista. En 1994 sale el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y cuatro años después surgimos como agrupación. El ska tenía más claro lo que era el EZLN, la izquierda, el ser revolucionario y contestatario. Nuestra generación fue la última “generación roja” muy ligada a lo que era el movimiento del 68.

¿Cómo fue su primera etapa con la banda de 1998 a 2011?

Tuvimos la oportunidad de hacer un demo muy casero, que fue nuestro primer acercamiento a una grabación con X-Records manejada por Marko Ruiz, una persona muy importante dentro del rock morelense. Él fue quien nos incluyó y nos dio la primera oportunidad de hacer un demo muy casero que se llamó “Kinder Ska”, posteriormente hicimos otro demo que se tituló “Porn Ska”. También surgió el acoplado “Morelos al Ataque” (2002) en donde participamos varias bandas representativas de ese entonces. De las que participamos sólo seguimos Kristos y nosotros. Posteriormente tuvimos oportunidad de conformar la escena del ska en la ahora Ciudad de México tras el contacto con la disquera Discos Denver. Entramos en dos acoplados titulados “Skandalo por la Ciudad”, volumen I y II, al parecer todavía existen en las tiendas de discos y en las nuevas plataformas musicales. También representamos a México en un acoplado en Colombia junto a La Tremenda Corte, No Tiene la Vaca y otra banda.

Del segundo demo que tuvimos se desprende la canción “Tu Piel” que ha sido nuestro sencillo, nuestra primera canción que intentamos hacer entre reggae y ska.

Fue un hit para nosotros. En aquel entonces había una página que se llamó mexska.net, un directorio donde podías subir tu música y se hacía un top 5. Además de promover la música, la podías regalar a la gente. La podían descargar y conforme a las descargas que tenía ellos te iban metiendo en el top. Tuvimos la satisfacción de estar en el número 1 durante meses, miles de descargas con la canción “Tu Piel”. Dicha rola nos abrió las puertas para participar en festivales, en eventos más grandes y entrevistas.

Participamos en varios festivales del Distrito Federal; en Morelos tocamos en el Teatro Ocampo en la presentación de “Morelos al Ataque”. En Cuautla en festivales como en La Alameda, en el Cuernafest que inició en el 2004 fuimos los estelares.

Después trajeron a otras bandas como Panteón Rococó, La Maldita Vecindad, Las Víctimas del Dr Cerebro, Cartel de Santa. En San Luis Potosí tocamos en el Festival de la Media Luna en Rioverde junto con Zoé, nos tocó cerrar ese festival teniendo gran respuesta de la gente. en Nayarit casi nos hicimos ciudadanos nayaritas porque a cada rato íbamos a tocar. En Guadalajara tocamos para el Instituto Mexicano de la Juventud; en Toluca en el Festival del Epicentro junto con bandas de todo el país. También alternamos con Desorden Público, una banda muy importante de ska a nivel mundial, es la banda más representativa despues de Los Fabulosos Cadillacs.

¿Por qué deciden hacer una pausa en su carrera?

Porque cada quien tenía intereses distintos y personales. Fueron 11 años sin parar, con salida y entrada de integrantes. Muchos empezaron hacer su vida, su carrera y por eso se dio ese proceso. Fuimos como una “escuelita de ska” porque casi todos los musicos pasaron por La Resortera. Músicos que después tocaron en LACEITUNA, en La María Cantú y en diferentes bandas, algunos integrantes pasaron por nuestra banda, o al revés, estaban con otra agrupación y luego se vinieron a tocar con nosotros.

¿Por qué decidieron regresar a la escena musical?

Nos seguia la cosquilla por la música. De esto vivimos y a finales de enero decidimos reunirnos para hablar de la banda, empezamos a ensayar en febrero con la intención de regresar de una manera más profesional, con un mejor sonido remasterizado y rearmando las rolas.

Próximamente sacarán un nuevo EP, ¿qué contiendra este nuevo trabajo?

Ya aprendimos la lección, ya sabemos como se hacen las cosas, nos sentimos con una madurez. Por fortuna el guitarrista cuenta con un estudio de grabación profesional. Acordamos y decidimos hacer estas rolas para presentarnos, para hacernos tangibles, para empezar a movernos y hacer ruido. Son tres canciones, dos de ellas son inéditas y una remasterizada. Esta canción fue como un intro de nostros y con el transcurso del tiempo se convirtió en una rola que vamos a sacar dentro del EP. Una de las nuevas rolas se llama “Estamos Aquí” en donde abordamos nuestro regreso. Estamos aquí, no nos vamos a ir, nos gusta la libertad, soñar y cantamos con el corazón. Estamos muy contentos porque las cosas que se hacen de corazón, con perseverancia y con continuidad tienen éxito.

Su regreso se da un mundo lleno de nuevas tecnologías digitales, incluido el ámbito musical con las nuevas formas de de escuchar música, comprar música, etc.

Sentimos que todo es más sencillo ahora. Nosotros empezamos y el primer intento de grabación fue en un café el “Kinder Ska” que se grabó en un multitrack de casete, nos toco vivir todo ese proceso. “Morelos al Ataque” se grabó en cinta, nos tocó pasar todo ese proceso. En el 2011, cuando paramos de tocar, ya había redes sociales, nos tocó un poco disfrutar de eso. Pero ahora ya es más fácil. Existen muchas facilidades y también vemos una escena con gente más comprometida para hacer buena música.

La alineación actual de la banda está conformada por Alberto Román, en el bajo y coros; Jocelo Juárez, en los teclados y coros; Nicolás Susano, como vocalista principal; Andrés Sánchez, en la percusión; Aldo Román también en la percusión; Marco Moreno, en la batería; Fernando Trapaga, en la guitarra; Erick Díaz, en la trompeta; Abel Mesta, en el trombón y Juan Cruz, en la trompeta. A finales de este año están planeando presentar su EP. En su cuenta de Facebook: Resortera, darán a conocer los detalles. También se pueden contactar al número de celular: (777) 163 6351.