Entrevista

Marina Ruiz

Poéticas de la Barranca

Junio de 2017

Por: 
De la Redacción

El próximo viernes 9 de junio se presentará el libro “Poéticas de la barranca. Literatura e imagen comunitaria”, un libro-proyecto cultural que rescata y difunde la cultura que se gesta en las barrancas de Cuernavaca, trabajo coordinado por la poeta, editora y performera Marina Ruiz, quien en entrevista para la cartelera.morelos.gob.mx nos habla de este importante proyecto que destaca lo que es Cuernavaca, de sus cañadas, de su naturaleza, de su gente, de sus colores y matices, conjugado con diversas disciplinas artísticas.

Marina Ruiz es poeta, y como poeta y autoeditora, inició editándose a sí misma, proviene de una generación de editoriales independientes, que buscando publicar se dieron cuenta que ninguna gran editorial iba a ofrecerles una gran publicación, por lo que empezaron a autopublicarse y empezar a publicar a la gente que los rodeaba, con la que tenían interés de compartir poesía y así empezaron a producir sus libros a partir del 2007. Marina se dedica a la edición de libros, desde entonces, pero también y al mismo tiempo, pertenece a otro movimiento que va de la mano, poetas escénicos, en donde desarrollan la improvisación poética, la poesía, el movimiento, la danza… y lo llevan al escenario para compartir una poesía viva, no sólo una poesía impresa.

–“Poéticas de la Barranca” conjuga varios esfuerzos, como el producto de una beca, una investigación de maestría, talleres en comunidad y procesos creativos y artísticos de diversa índole.

–Este proyecto surge hace dos años y medio, creo que ya van a ser tres pronto, y surge del redescubrimiento de las barrancas, ¿por qué lo digo así? porque por azares del destino regresé a vivir a las barrancas y empecé a ver que estaban urbanizadas, y que me interesaba conocer a esos otros que estaban compartiendo conmigo esa belleza que son las barrancas, entonces me puse a investigar y me puse a crear lazos con las comunidades, no fue fácil, porque me pregunté qué es lo que yo puedo darle a la comunidad, sé hacer libros, vamos a compartir con la comunidad el hacer libros y vamos hacer una convocatoria.

Inicié haciendo la convocatoria, aprovechando la maestría en Producción Editorial, metí el proyecto, saqué la convocatoria, pero claro, la gente que vive en las barrancas no está esperando que llegué una convocatoria para ir corriendo a participar, entonces, si me llegó un material, pero, necesitaba más, y además que fuera más diverso.

Entré a la comunidad de la cuarta sección, de la colonia Ampliación Chulavista, en la Barranca del Chiflón de los Caldos, gracias al padre Abraham que estaba de párroco en San Antón, él me abrió la puerta a esta comunidad e impartí talleres de poesía, escritura, pintura, acuarela, fotografía, cianotipia y estenopeíca con los niños de esa comunidad. Fui descubriendo lo que la comunidad había construido y todas las historias de la gente que vive ahí.

Si bien el libro tiene un contenido muy diverso, también tiene un vínculo muy cercano con esta comunidad, que nos ha aceptado y que además ha sido gustosa de participar en el libro, estamos hablando de 44 autores, entre los cuales hay artistas reconocidos de Cuernavaca, gente con diversos oficios dentro de las barrancas, niños, jóvenes, abuelitos, historias de vida, memorias, fotografía y pintura, una diversidad tanto de autores como de contenidos.

–Divididos en cinco capítulos a manera de un hilo conductor, como el “Amanecer”, el “Rumor de los pájaros”, las “Escalinatas”, “Al fondo, el río” y “De un lado al otro”.

–El “Amanecer” es la infancia en la barranca, es como lo vivimos, si bien hay muchos niños que en éste momento no tienen acceso a la barranca dentro de Cuernavaca y que ya no saben cómo se jugaba en la barranca, habemos muchos que crecimos jugando en alguna barranca cercana a nuestra casa o en la barranca de donde vivíamos, ese material sensorial y experiencial creo que nos ha enriquecido a muchísimas personas que hemos crecido en Cuernavaca, entonces es parte como de nuestro bagaje cultural y nuestra identidad como seres humanos. Además están todos estos niños de la barranca que crecen de una manera muy diferente a los niños urbanos de las partes altas de Cuernavaca, por decirlo, de las partes que están fuera de las laderas de las barrancas.

Luego sigue “El rumor de los pájaros”, capítulo sobre la flora y la fauna, el entorno, la crítica sobre el descuido al medio ambiente en el que vivimos en Cuernavaca. Luego los jóvenes, simbolizado por las “Escalinatas”, porque las escaleras para todas estas comunidades que están clavadas en las barrancas hay escaleras por las que se sube y se baja, pero son escaleras infinitas, si se te olvidaron las llaves es media hora pa´bajar y subir de nuevo, eso determina muchísimo, le da ciertas características a la vida de la barranca, por las escalerasse entra y sale de la barranca, en ese sentido también la adolescencia o la temprana juventud es eso, el punto en donde dejas la familia y sales al mundo. El cuarto capítulo es la vida cotidiana y se llama "Al fondo, el río" ¿qué hay al fondo de la barranca? el río, y ¿qué hay en el río? Agua, y ¿qué es el agua? la vida, sin la vida no existimos, y esta vida está llena de pequeños detalles, pero también está contaminada, entonces todo el libro está atravesado por ese detalle de la ecología que no podemos taparnos los ojos, es parte de la vida cotidiana cuando le jalamos al baño. El libro atraviesa por esa necesidad de poner atención, no sólo a la vida humana, sino a nuestro propio futuro como seres humanos.

Y el quinto capítulo es sobre el paisaje, se llama "De un lado al otro" y es decir, tú te paras de un lado de la barranca, en una orilla de la barranca y ves al otro lado, y empiezas a ver cómo la arquitectura del paisaje se ha ido conformando dentro de la vegetación y la naturaleza, pero, también lo urbano, como se tejen esas como cañadas, y al mismo tiempo van surgiendo edificios y de repente se ve la punta de una iglesia entre un montón de vegetación. Es la arquitectura del paisaje que se ha ido transformando, pero que no deja de existir.

–¿Qué te dejó el contacto con la gente que habita en las barrancas, sus historias, sus viviendas, sus poemas?

–Es algo que se sigue construyendo, porque el proyecto no es algo que ya haya acabado, sino que todavía estamos en el inicio; ya llevamos dos años y medio pues es algo que puede seguirse construyendo. ¿Qué me ha dejado? Pues un aprendizaje maravilloso, desde la interioridad como la estética de la barranca, como lo viven los niños, la belleza de los niños que siempre son muy generosos al compartir sus colores, sus juegos, su visión de mundo, de la comunidad también, de toda la gente que se ha acercado y le ha gustado el proyecto y ha colaborado, porque claro no sólo hay 44 autores, hay muchos otros gestores que nos han ayudado, toda la comunidad del Chiflón de los Caldos, realmente es una gran comunidad la que está atrás de este libro.

Digamos que a mí se me ocurrió algo, fui y lo compartí con alguien, y ese alguien lo quiso compartir también, y ha ido creciendo de una manera que a mí me sorprende, pero también me hace pensar que cuando un proyecto tiene realmente corazón, pues hay una energía que lo lleva para ir más allá, y seguir creciendo y seguir compartiendo, y enriqueciéndonos a todos, que creo que eso es lo importante.

–¿Cuál fue tu experiencia de presentar este libro en la misma comunidad donde se generó? Porque muchas veces uno realiza investigaciones, obtienes información de fuentes primarias y fotografías, pero muchas veces no regresas a presentar el producto final.

–La experiencia de regresar el producto cultural que generamos me parecía fundamental, antes de imprimirlo había días que no podía dormir, porque tenía esa responsabilidad muy grande frente a la comunidad de decir: “Vine, te pregunte, compartí contigo y te dije vamos hacer un libro”. Cuando empecé a hacer el libro no sabía si iba a tener los recursos para imprimirlo, pero estaba segura de que iba a encontrar la manera, porque no dependía sólo de mí, sino de que realmente era un proyecto valioso para todos y que tenía que existir, esa conciencia de la responsabilidad, de poder compartir esa maravilla, compartirlo con los niños y ver sus reacciones, de alguna manera ya lo conocían pero, ahora todos tiene uno.

Ver su alegría, poder abrir el libro y decir: “En la página tal está la ‘Cumbia de la barranca’” y nos pusimos a cantarlo todos, como decir en tal página esta fulanito y/o perenganito. Los niños, que ellos mismos se vieran ahí, y creo que apenas es el principio, falta convivir más todavía con la comunidad y encontrar otras cosas que se puedan hacer a través de las publicaciones y a través de este libro, todavía falta un camino largo por ver qué es lo que va a suceder, pero también tenemos muchos planes.

Cada mes tenemos una o dos presentaciones, para junio vamos a tener una presentación el viernes 9 en la Sala Manuel M. Ponce, a las 17:00 hrs., y es importante porque nos interesa compartir el arte de los chavos de entre 13 y 17 años, que tienen mucha energía creativa, muchas ganas de hacer, y que también necesitan recursos, herramientas y atención, para llevar esa energía a un lugar de mucha creatividad. Nos acompañará Ceésar Guerra, que es un gestor cultural de Cuernavaca y que también nos ha a poyado bastante en la difusión de este proyecto, a Humberto Corral Morales y que también es uno de los artistas incluidos, también participará doña Julia Uriosteguí que es una amiga también de la barranca, es una de nuestras autoras más grandes de 84 años, ella nos va a hablar un poquito de su experiencia como parte de este proyecto, y también vamos a tener un grupo de artistas jóvenes de la Barranca del Chiflón de los Caldos.

–Para la gente interesada en adquirir este libro o quiera más información ¿cuentan con algún teléfono, puntos de venta del libro?.

–Por ahora los puntos de distribución son las presentaciones de las barrancas, que es muy importante, si lo quieres obtener ven a las presentaciones para eso está el libro, queremos que todo el mundo tenga su libro de “Poéticas de la Barranca”, pero tienen que hacer presencia, que su cuerpo vaya a la barranca, es como un trabajo de: “Si, aquí está para ti”, pero tienes que venir a compartir con quienes vivimos aquí en la barranca y conocer también en tu piel esta experiencia particular de qué estamos hablando cuando hablamos de las barrancas.

–¿Es de distribución gratuita?

–De distribución gratuita dentro de las barrancas de Cuernavaca, afuera sigue siendo de distribución gratuita, pero, si estamos pidiendo donación, para poder pagar los cursos de los chicos jóvenes de la Barranca del Chiflón de los Caldos, entonces, si es de distribución gratuita, si alguien no puede donar nada, no pasa nada, pero si estamos haciendo una atenta invitación a quien pueda colabore porque realmente es un trabajo arduo que no se acaba en un día, ni en un taller, ni en un mes, ni en un año. Es un trabajo que puede ir avanzando, y que requiere que todos aportemos lo que podamos, con su presencia, si puedo aportar con un like, con un postear la página o hacer una donación a cambio de un libro, todas estas son formas de ayudar que nos sirven, no importa si es un pequeño detalle, o es más que un pequeño detalle cualquier aportación es importante y valiosa.

 –¿Algo más que desees agregar para concluir esta entrevista?

–Que vayan a la siguiente presentación, el 9 de junio en el Centro Cultural Jardín Borda, que visiten la página de Facebook como Poéticas de la Barranca y en la página poéticasdelabarranca.org, para que se vayan enterando, porque luego van surgiendo otras presentaciones que no estaban agendadas con tanta proyección de tiempo, pero que están ahí, están surgiendo porque las comunidades nos lo están pidiendo, entonces, si lo están pidiendo, nosotros vamos a hacerlo, les agradezco mucho, agradezco mucho a la Secretaría de Cultura del Estado de Morelos, al Fondo Editorial del Estado de Morelos (FEDEM) y también agradezco mucho al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y a la Secretaría de Cultura, quienes nos ha permitido hacer este libro, sin este apoyo de Conaculta no hubiera sido posible llevar este libro a las manos de los niños de la barranca, entonces ahí es donde podemos ver que sí, nuestros impuestos pueden trabajar para la cultura también. Muchas gracias.

 

La presentación de “Poéticas de la barranca. Literatura e imagen comunitaria”, un libro-proyecto cultural que rescata y difunde la cultura que se gesta en las barrancas de Cuernavaca, de Astrolabio editorial, será el próximo viernes 9 de junio, a partir de las 17:00 hrs. con entrada gratuita en la Sala Manuel M. Ponce del Centro Cultural Jardín Borda, se contará con la participación de César Guerra, Humberto Corral Morales, Julia Rodríguez Uriostegui, David Delgado Morales, Miguel Izquierdo y artistas jóvenes del Chiflón de los Caldos.

Marina Ruiz Rodríguez es poeta, editora y performera. A través de astrolabio editorial imparte talleres de libros artesanales a otros autores y a grupos marginales de la sociedad como mujeres en prisión y mujeres en situación de riesgo. Fue parte del colectivo Las poetas del megáfono. Ha participado en diversos encuentros internacionales de poesía como el Festival de Poesía en Lima Un par de vueltas por la realidad de 2010 y el festival de editoriales independientes en la Paz Bolivia A toda costa también en 2010. Ganó en 2007 una mención especial en el concurso internacional de poesía Alfonsina Storni de mar del Plata Argentina. Ha publicado los poemarios “Con el cuerpo también temblando”, “La otra”, “Tras las huellas del venado”, “Tatevari”, “5 retrospectivas de cocina”, el poemario colectivo “Desierta”, además de publicar en las antologías de poesía “Constelación las poetas del megáfono”, “Antología las poetas del megáfono”, “Perduración de la palabra”, “Tentación de decir”, “Anuario 2005 país de las nubes”, “Conjuro de luces” y “Festival Chilango Andaluz 2008”, entre otras.

Astrolabio editorial está enfocada a los libros artesanales, ediciones de autor, artefactos poéticos y libros objeto. Promueve actos poéticos tanto en papel como en otros formatos. Invita a todos los autores que quieran aprendera hacer sus propios libros a acercarse y conocer el nuevoarte de hacer libros, citando al poeta Ulises Carrión. En este nuevo arte los autores se involucran en el proceso de edición de sus libros. Pretendemos fundir contenido y forma a través de libros concebidos como objetos de comunicación. Consideramos que Astrolabio permite a los autores expresar el producto de sus búsquedas poéticas y narrativas construyendo un camino propio y alternativo a las formas impuestas por el mercado editorial tradicional. Pero también permitirá a nuevos públicos el acceso a otro tipo de lectura que dicho mercado no proporciona. Misión: permitir que los autores se acerquen a los procesos de edición y diseño de sus propios libros, de manera que asuman la responsabilidad de aquello que el libro comunica como objeto y texto, sin limitarse a la mancha tipográfica. Visión: gracias a la democratización de los medios de producción hoy en día es posible realizar procesos editoriales de manera más sencilla, económica y en menor tiempo. Aprovechando esta situación Astrolabio convoca a autores que escriban poesía y narrativa de diversos países para participar en un proyecto que promueve procesos alternativos y artesanales para la construcción de libros, ofreciendo al lector en un libro no sólo la experiencia de la lectura sino también del proceso editorial. Objetivo general: el objetivo de la editorial es publicar ediciones de autor,libros objeto y artefactos poéticos de gran calidad. Talleres como sustento social: impartir talleres es el sustento político y social de la editorial y abarca tanto los talleres que se imparten a otros autores que quieren aprender a hacer sus propias publicaciones como los talleres enfocados en áreas marginales de la sociedad, como son las mujeres en prisión y en situación de riesgo. Quienes en el proceso suelen convertirse también en autoras productoras de su propia obra.