Entrevista

Elías Xolocotzin

Silente

Febrero de 2018

Por: 
De la Redacción

Elías Xolocotzin, artista, docente y gestor cultural. Nació en la ciudad de Cuernavaca, capital morelense, en la que realizó su formación y educación artística. Su inquietud hacia las artes se dio en un principio por su interés con la música y el sonido, más adelante se involucra con la escultura por ser una disciplina más gestual y corporal que lo lleva explorar con la pintura y el grabado.

En su búsqueda de poder modificar los espacios, desarrolla proyectos donde la escultura y el sonido interactúan y explora la cualidad del sonido de ser manipulado: “En donde se siente, pero no lo puedes ver, ocupa un espacio, pero al mismo tiempo puede atravesarlo, puede ser un espacio continuo, puede ser que se contenga en un solo lugar”, asegura el artista.

En entrevista para la Secretaría de Cultura de Morelos (SCM), Elías Xolocotzin nos da pormenores de su vida, de su quehacer artístico, de los espacios culturales que dan cabida a expresiones múltiples de arte y de su más reciente exposición “Silente”, que inauguró el nuevo espacio Gabinete de Audio y Video en las instalaciones del Centro Cultural Jardín Borda, el pasado sábado 17 de febrero.

SCM –¿Cómo recibe tu familia tu inclinación hacia la creación artística? Hoy en día existen diversas instituciones, pero antes era muy difícil poder acceder a esos espacios.

EX –Mi familia no viene de una familia de artistas o muy cercanos a la producción artística, mi papá tenía mucha inclinación a la literatura, mi mamá tenía habilidades en torno a la pintura, pero más como de una manera autodidacta, como un hobby y no como a nivel profesional y, como dices, había como esa intención de profesionalizar las artes.

Cuando termino la preparatoria y decido involucrarme en mi educación profesional, pues no hay en Cuernavaca ninguna oferta educativa en torno a una licenciatura en artes, había muy pocas en México en aquel momento.

Decido a la par, estudiar y prepararme para poder ingresar a la Escuela Nacional de Artes Plásticas en el DF –Ahora Ciudad de México– y en ese estar probando talleres en el Centro Morelense de las Artes (CMA), se inicia o se tiene la iniciativa de formar la primera generación de Licenciatura en Artes. Me tocó estar en esa generación que después nos volcamos hacia la Facultad de Artes –de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM)– y fue ahí que logramos graduarnos esa primera generación en Cuernavaca en torno al arte y como una licenciatura, como una propuesta profesional.

SCM –¿Cómo percibes estos esfuerzos institucionales para apoyar el quehacer artístico local?

EX –Creo que estuvieron muy bien, como platicamos hace rato, nos tocó una muy buena época en ese lugar de formación, tanto para las instituciones como para las mismas personas que estábamos inquietas por hacer cosas en torno a las humanidades, en torno a las artes y que creciera la oportunidad para las nuevas generaciones.

Brinda muchas posibilidades porque no queda todo en el centro de la República, sino que la gente de otros municipios puede llegar a la ciudad de Cuernavaca a estudiar o a entender de qué se tratan las humanidades y de qué se tratan las artes en específico y no tener como una idea vaga sobre la profesión de ser artista.

A veces se tiene una visión muy sesgada y creen que sólo se limitan a pintar y no, esta intención de investigación creo que es la parte interesante que tienen las humanidades, que puede prestarse a una investigación muy concreta y que puede haber mucho aprendizaje, no sólo del individuo que lo está estudiando, sino de la gente que se encuentra en su entorno.

SCM –Eres parte de la primera generación del CMA, y como tú, ya existen jóvenes artsitas consolidados.

EX –Son las primeras generaciones que se han consolidado en una formación profesional alrededor del arte, de la licenciatura y de las escuelas en Cuernavaca. Me tocó estar muy cerca con Minerva Ayón, con Jaime Colín, con la maestra Larisa Escobedo y, además, estudiamos juntos. Entonces nos toca a nosotros ser como ese escalón para las nuevas generaciones y eso fuimos, como una punta de lanza que empezó a abrir camino y que ahora en general, es una generación que se va consolidando, no sólo en Cuernavaca, en México, en el extranjero, con exposiciones y venta de obra.

Podemos atestiguar que sí se puede vivir de hacer lo que les gusta, que es tener ese proyecto de investigación en torno a las artes que, al final, eso es lo importante, que sí se puede y que sí hay muchas posibilidades, a pesar de que los espacios son muy pocos.

SCM –Antes eran muy pocos los espacios independientes en los que se podía exponer, también los oficiales eran escasos. Hoy en día ya vemos que la oferta de espacio es variada y ha crecido considerablemente, tanto los espacios oficiales como independientes.

EX –A diferencia de lo que pasaba anteriormente, dado que el desarrollo y el número de gente que se está involucrando en las artes demanda mayores espacios, creo que esa es una consecuencia. Por eso tenemos más espacios, espacios como el que me toca inaugurar –Gabinete de Audio y Video– que son espacios específicos para un tipo de obra en específico.

Es importante darle su lugar a cada una de las áreas, también este abanico de posibilidades que representan los nuevos espacios y los espacios alternativos que han sido una constante en la ciudad que han sido los primeros lugares en donde uno hace sus exposiciones, sus primeros pininos y está bien porque hay que empezar en algún lugar y no hay que desanimarse porque, al final, tarde o temprano, siempre hay la posibilidad de insertarse en esos espacios institucionales.

SCM –¿Cuál es tu experiencia en Los Chocolates al trabajar con gente de la colonia Carolina?

EX –Es interesante lo que sucede en Los Chocolates, porque no es propiamente un centro de desarrollo que su temática sea necesariamente las artes, sino que sea como un medio para llegar a diferentes posibilidades, creo que también eso hace que se aperture a otras opciones y que permita que la gente que está en la comunidad pueda tener diferentes opciones y posibilidades de lo que les gustaría dedicarse o que se incremente también como a nivel cultural, es interesante que sepan que hay otras actividades aparte de jugar fútbol o de la fiesta del pueblo.

Esa es la intención del Centro Comunitario de Desarrollo Los Chocolates, acercarlos a otras nuevas oportunidades o hacia esas posibilidades que parecieran alejadas, que no es que se les niegue, sino que, de alguna manera, se van sesgando porque no cubren las necesidades primarias básicas.

SCM –¿Y tú experiencia al trabajar con jóvenes de Los Chocolates?

EX –Lo que pasa en la colonia específicamente, hay que írselos ganando poco a poco y ellos se van a ir aperturando cada vez más y van recibiendo de mejor manera las diferentes opciones y las diferentes ofertas. Y eso es lo que está pasando, poco a poco hemos ido proponiendo nuevos talleres que salen de lo común, porque también el Centro de Desarrollo no pretende ser una competencia para las cosas que pasan alrededor o las diferentes ofertas educativas que ofrecen las demás instituciones, sino como un complemento o una opción extra en lo que pudieran aprender alrededor de la imagen, del movimiento, de electrónica, de computación o de la experiencia sonora, de las cuestiones de investigación, de la literatura que, además, es un abanico bien amplio y que permite que la gente se acerque desde diferentes áreas y de diferentes experiencias a otros lenguajes y a otras salidas de sus conocimientos.

SCM –En el Centro Cultural Jardín Borda hubo una rehabilitación en las salas de exposición, también se aperturó el Espacio de Experimentación y se inaugurarán dos espacios/gabinetes más, donde tú participas con “Silente”.

EX –Esta pieza con la que vamos a inaugurar el Gabinete de Audio y Video es parte de una investigación que ha sido una constante en mi trabajo que tiene que ver con algo que llamaba “silencios sonoros”, que hablar de silencios es hablar de aquellos sonidos que son acallados o que quedan en segundo lugar, en segundo plano, debido a que hay otros más fuertes o más estridentes.

Me interesaba hablar sobre ese tipo de sonidos porque son los sonidos que están ahí constantemente con nosotros y que nos acompañan todos los días y pasan desapercibidos, pero, al final de cuentas, nos afectan o nos aluden de alguna manera y forman parte de nosotros como una idea de reflejo, como una intención de conocer tu espacio, es como conocerte a ti y como un reflejo de eso.

La pieza que trabajé y que es la pieza que presento es una intención de una búsqueda lúdica de ese lugar o de ese espacio, que se podría hacer en silencio, que podría ser como un lugar al que anhelas llegar.

SCM –¿Cómo lograste ese registro, ese proceso?

EX –El proceso en cuanto al desarrollo del trabajo tiene diferentes salidas, no está casado nunca con una sola intención o con un solo soporte, hay una investigación en cuanto a la temática, una investigación teórica y, después de esa investigación teórica, empiezo a sacarlo por diferentes vías. Tiene que ver con el video–arte, está otra intención que tiene que ver con las artes perfomáticas o a manera de concierto o a manera de composición electroacústica o a manera de música experimental que tiene que ver más la instalación o a manera de escultura con sonido.

Cada salida va requiriendo sus propias necesidades técnicas, conceptuales y teóricas y en ese sentido se van complementando, aunque forman parte de la misma preocupación, cada una de ellas se va volviendo independiente en cuanto a la rama en específico que se quiera abordar.

Y eso me ha permitido también participar en cosas que parecían alejadas cuando estaba estudiando la licenciatura en artes visuales, como la composición de música electroacústica, y me ha dado la oportunidad de ir al Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras a presentar mi trabajo que, si bien, inicia con una intención desde el campo de la escultura y de lo visual, al final, el resultado es esa música acusmática como para nombrarlo en una plataforma en específico.

SCM –¿Qué es lo que se podrá encontrar la gente auditivamente y visualmente en este Gabinete de Audio y Video?

EX –Es una pieza de video que para el propósito del gabinete la re-trabajé, es una nueva versión queva a involucrar una extensión en cuanto a las posibilidades de la especialización del sonido en una plataforma de canal de 5.1. Es la diferencia escuchar la pieza de manera mono canal, que había sido la primera intención y adaptarlo a un espacio que se presta para eso.

Y mostrar la manera de instalación, que eso también es interesante con ese tipo de trabajos, porque pues puede presentarse en diferentes plataformas y las podemos adaptar de acuerdo a las posibilidades y las características del espacio, que eso es parte importante dentro de la formación.

SCM –Con tu exposición se inaugura un nuevo espacio ¿Qué es lo que esperas de este tipo de proyectos?

EX –Me interesa que con esta primera intención, que me toca a mí mostrar y poner en el espacio, las personas que vengan tengan mayor inquietud y se vayan apropiando poco a poco del espacio y que ese espacio sea justamente eso, un espacio de exhibición para diferentes proyectos que involucren a la imagen y al audio de una manera constante o que se involucren sólo con el audio o sólo con la imagen, pero que tengan un espacio de experimentación.

Que aquí va a haber una sala dedicada a ellos y que hay muy pocos lugares en el país y, sobre todo, en la ciudad que permitan hacer un lugar o que esté un lugar en específico para ese tipo de obras.

SCM –¿Algo más que desees agregar para concluir esta entrevista?

EX –Los invito a que vengan a ver los espacios del Centro Cultural Jardín Borda, las exposiciones que se van a inaugurar el próximo sábado y que no duden en acercarse a la institución para que les brinden posibilidad de apropiarse del espacio y exponer en el lugar.

 

“Silente” –exposición con la que se inaugura el espacio “Gabinete de Audio y Video” en el Centro Cultural Jardín Borda– es un paisaje sonoro construido a lo largo de muchos años, está contenido por un sinfín de sonidos que el tiempo ayudado por el viento ha venido arrastrando y prestar atención a los sonidos es escuchar el silencio. Tras vervalizar en repetidas ocaciones la palabra "silencio", cual ritual mantrico, el personaje evoca la ausencia de sonido como un estado anelado. La pieza gira en torno a la acción de silenciar lo dicho, de acallar lo sonoro, de bloquear la fuente desde donde el sonido es emitido, denotando la imposibilidad de callar completamente la fuente sonora, que aun a pesar de que el mensaje ya no es claro, tras esos balbuceos aun se distingue el mensaje. El momento en que ese sonido predominante cae en un sin sentido, se vuelve una textura sonora que se integra al paisaje sonoro del lugar.

Elías Xolocotzin realizó sus estudios en el Centro Morelense de las Artes, es egresado de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), universidad en la que también obtuvo el grado de maestro en Historia del Arte y Producción Artística. Su cuerpo de obra vincula la fisicidad del sonido a distintas disciplinas artísticas, lo que le ha brindado la oportunidad de presentar su trabajo en distintos festivales, como el Festival Sonoro Tsonami (2012), Sguardi Sonori (2010 y 2011), Visiones Sonoras (2009), Electrovisiones (2009), MOD: monitor digital (2008) y SONOM (2006). Una constante en su producción artística ha sido la relación entre la experiencia sonora y el escucha. Desde 2006 ha participado en distintas exposiciones colectivas. En 2015 forma parte de la exposición colectiva “Después del Edén: arte en Cuernavaca 1974-2014”, becario del Programa de Estimulo a la Creación Artística en los periodos 2011 y 2014.

El Centro Cultural Jardín Borda está ubicado en la avenida Morelos #271, y se encuentra abierto al público de martes a domingo de 10:00 a 17:00 hrs. Entrada: $30.00 pesos, con descuento del 50% con credencial de estudiantes, Inapam y beca salario. Entrada gratuita a todos los morelenses o residentes en el estado de Morelos, presentando su credencial, los domingos entrada gratuita. Para mayores informes: (777) 318 1050.

Actualmente se exhiben las exposiciones: "Pablo Vigil. Serpentinata Tremenda" y "Epifanías. Javier de la Garza" y el sabado 17 de febrero fueron inagurarados los espacios Gabinete de Audio y Video y el Gabinete de Estampa con las exposiciones “Silente” de Elías Xolocotzin y “Estados y acumulaciones. Analogías mentales sobre papel” de Ana Rojas, respectivamente y “Lo que no se ve pide ser escuchado” de Pedro Mantecón en el Espacio de Experimentación Borda. El Centro Cultural Jardín Borda cuenta con hermosas e históricas instalaciones, una librería Educal, así como la Sala Manuel M. Ponce en donde se programan diversas actividades, para mayor información: cultura.morelos.gob.mx y cartelera.morelos.gob.mx.