Entrevista

Diana Tamez

Al dividir el alma

Mayo de 2018

Por: 
De la Redacción

“Al dividir el alma. Diana Tamez” es la más reciente exposición de la artista y docente morelense Diana Tamez, misma que fue inaugurada el pasado sábado 12 de mayo en el Gabinete de Estampa, en las instalaciones del Centro Cultural Jardín Borda. En entrevista para la Secretaría de Cultura de Morelos nos comparte parte de su formación artística y de su más reciente producción.

Nació en Cuernavaca, se considera “Guayabita de corazón” y a ciencia cierta no sabe cómo le nació esta inquietud por el arte, reconoce que siempre le ha encantado dibujar y ese es el verdadero pretexto, quería dedicarse a eso y que su vida dependiera de eso: “Al buscar en dónde poder dibujar, encontré la Facultad de Artes y vi que se podía estudiar y convertir en una forma de vida, ya poco a poco vas aprendiendo otras disciplinas y te vas involucrando en otros tipos de arte, pero aquí quedé, es mi más grande pasión y por eso estoy aquí”, afirma. Estudió la licenciatura en Artes Plásticas, forma parte de la primer generación en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), cuenta con dos maestrías, una en Historia del Arte y otra en Producción Artística, por lo que considera que: “Siempre me ha gustado estudiar este arte eterno”. También es docente del Centro Morelense de las Arte (CMA) y de la Facultad de Artes de la UAEM en donde imparte la materia de gráfica en ambas instituciones.

–¿Cómo percibes este tipo de alternativas educativas formales del CMA y de la UAEM?

–Siempre es importante tener en el estado una escuela de artes, primero porque el arte hace mejores personas, cambia el alma en las personas y cuando se queda como a nivel de taller, la gente no le pierde el miedo y se queda como un hobby, toman otras licenciaturas y dejan el arte para cuando se jubilen o como una alternativa para las tardes. Pero, cuando te encuentras que es una forma de vida y que hay una licenciatura, te das cuenta de que puedes vivir de esto y realmente es una profesión como cualquier otra como ser médico o arquitecto. Es una profesión, puedes vivir de esto y dedicarle tu vida a esta pasión.

–¿Qué opinas de que los jóvenes estudian, egresan y ya tengan proyección?

–Cuernavaca ya está tomando un lugar dentro de las ciudades importantes en el país y eso es por el apoyo que hemos tenido del estado porque a mí, me llevó casi 15 años llegar a una institución como ésta que ya había tenido la fortuna de exponer aquí anteriormente, pero era como un sueño para todos los egresados de la Facultad de Artes el estar en el Jardín Borda y las puertas nunca se habían abierto hasta esta administración. Y es muy importante porque, entre la UAEM y el CMA, egresan por lo menos 150 artistas cada año sin muchos lugares en dónde exponer. Es importante que las instituciones hayan abierto sus puertas y ahora los recién egresados ya tienen la oportunidad de exponer en lugares como éste.

–Háblanos de “Al dividir el alma. Diana Tamez”, tu más reciente exposición.

–Antes que nada, quiero felicitar a la institución por abrir este espacio que es muy importante por valorar a la gráfica que siempre ha estado en la historia del arte un poco dejada de lado. Es muy significativo que le den este valor, para poder tener exposiciones como la que abrió de Ana Rojas o en este caso “Al dividir el alma” y todas las que vienen. Es trascendental que se abran espacios como éste, porque me especialicé en gráfica. Trabajo en otras cosas del arte como instalación, dibujo y demás, pero una vena muy importante es el grabado.

Cuando ustedes entren a la muestra, verán una serie de frases, éstas nacen de dos palabras que son “miedo” y “valor”, esperando que el miedo se pudiera convertir en valor, empecé toda una investigación sobre el poder de las palabras y, más que eso, del poder de las letras en sí mismo, cómo al sustituirlas o al cambiarlas de un lugar a otro, el significado podía cambiar literalmente. Hago todo este ejercicio de construir y destruir las palabras y las divido en sus letras y luego empiezo a cambiarlas, a combinarlas, a sustituirlas y, como resultado, me dio una lista interminable de palabras que surgieron de esta combinación de letras y, con ellas, empecé a formar frases y combinarlas de una manera casi inconsciente porque no me enfoqué mucho en pensar en el significado de las frases, sino en que tuvieran una sintaxis que pudieran ser nada más legibles.

Cuando empecé a hacer la selección de las frases que iba a imprimir para esta exposición, me di cuenta del resultado inesperado del significado de las frases que había escrito. Es un trabajo muy personal, muy individual, porque me di cuenta de que cuando alguien me ayudaba a buscar palabras, encontraron palabras que nunca se me hubieran ocurrido, que tiene que ver con formas de pensamiento diferentes, con conocimientos previos distintos, con personalidades y con las emociones que cada uno está viviendo en ese momento. Depende de lo que esta sintiendo y viviendo como a nivel subconsciente en ese momento en el que empecé a formar las palabras y frases. Por eso me parece muy honesto, porque está trabajado a nivel inconsciente.

Todas estas frases de la exposición las decidí imprimir en forma ciega, es decir, cuando imprimes las placas matrices del grabado, pero sin tinta, entonces, sólo obtienes el relieve del grosor de las placas que, al pasar por el grosor de la prensa, tienes el relieve en el papel y queda una especie de huella y era importante dejar esa huella en las palabras sutilmente porque, cuando una persona dice las palabras, salen al aire y se van. Quería dejar una pequeña huella de que ahí estuvieron y que alguna vez existieron.

–¿Cuántas frases la conforman?

–Son nueve, tres impresas en papel algodón negro y seis en papel algodón blanco. Las nueve salieron de esta mezcla de palabras.

–¿Cómo determinaste el título “Al dividir el alma”?

–Surgió de una de las frases que se formaron, fue muy impactante cuando ya la leí y vi el significado de la frase porque es muy personal, no sé qué estaba viviendo en ese momento y, por eso las dividí y las hice en negro y en blanco, para marcar esta división. Pero también son reflexiones que vienen cuando estás concentrado, trabajando en tu proceso y te vienen estas emociones de qué sucedería al dividir el alma. Creo que un psicólogo me podría dar una explicación de qué es lo que estaba pasando por mi mente, pero bueno, a nivel inconsciente, ahí está.

–Compartirás inauguraciones con Tracy Jiménez y Luis Felipe Alanís.

–Está increíble, porque somos una comunidad artística en Cuernavaca y ya nos estamos conociendo a través de nuestros trabajos y estamos formando una gran cadena de artistas. Ya nos reunimos, trabajamos juntos y es un honor exponer junto con Luis Felipe y con Tracy, ella fue mi alumna, entonces es un gran orgullo tenerla ahora como colega y que, siendo egresada del CMA, tenga esta oportunidad y Luis Felipe es un gran talento, entonces, es un gran honor.

–¿Qué le podrías decir a los lectores para que conozcan tu más reciente trabajo?

–Que vengan y se den la oportunidad los que no conocen el grabado, ésta es una gran oportunidad para poderlo conocer, verlo, sentirlo y también está el Espacio de Experimentación que también es una gran cabida al arte contemporáneo y al local que también es muy importante y el audiovisual también, son tres tipos de experiencias muy distintas.

 

En el texto de sala de dicha exposición, Alberto Dilger nos comparte: “‘Al dividir el alma' de Diana Tamez es una prueba de ingenio en la que cada palabra es remplazada por otra cambiando una letra como si fuera otra. El resultado no es a nivel del lenguaje sino de la imaginación. El proceso de sustituir origina una imagen que se insinúa en otra. Empezar por el final, acabar por el principio de que las imágenes que vemos se encuentran en otras como algo añadido, como el resultado de un esfuerzo de sustituir, una suma y resta, una lectura imposible".

Actualmente se exhiben las exposiciones: “Al dividir el alma. Diana Tamez” en el Gabinete de Estampa, “De lo infinito transparente. Tracy Jiménez” en el Espacio de Experimentación Borda y “Estados Cuánticos. Luis Felipe Alanís” en el Gabinete de Audio y Video. El Centro Cultural Jardín Borda cuenta con hermosas e históricas instalaciones, una librería Educal, así como la Sala Manuel M. Ponce en donde se programan diversas actividades, para mayor información: cultura.morelos.gob.mx y cartelera.morelos.gob.mx.

El Centro Cultural Jardín Borda está ubicado en la avenida Morelos #271, y se encuentra abierto al público de martes a domingo de 10:00 a 17:00 hrs. Entrada: $30.00 pesos, con descuento del 50% con credencial de estudiantes, Inapam y beca salario. Entrada gratuita a todos los morelenses o residentes en el estado de Morelos, presentando su credencial, los domingos entrada gratuita. Para mayores informes: (777) 318 1050.