Conmemoraciones

CCIII Aniversario Luctuoso de Mariano Matamoros

Jantetelco, municipio histórico

Febrero de 2017

Por: 
Franck Ibarra Sedeño*

Cada 3 de febrero, el personal del ayuntamiento del municipio de Jantetelco, rinde honores a la bandera recordando la muerte del prócer Matamoros. Si cae en días hábiles, se invita a una escuela primaria, de las tres que hay en el pueblo, a participar en los honores. Se deposita una ofrenda floral por el presidente municipal y personal del Ayuntamiento. Se Iza bandera a media asta en señal de duelo.

D E C R E T O

Jesús H. Preciado, Gobernador del Estado de Morelos, a sus habitantes sabed:

Que el congreso ha decretado lo siguiente:

El Congreso de Morelos decreta:

Número 29

Art. 1° El Estado de Morelos adopta como hijo benemérito al heroico caudillo de la independencia

M A R I A N O    M A T A M O R O S

Art. 2° El día 3 de febrero, fecha de su muerte, se izará el pabellón nacional a media asta en señal de duelo.

Al Gobernador del Estado para su promulgación y cumplimiento.

José Casarín, diputado presidente.—Luis G. de la Piedra, deputado secretario.

Por tanto, queda promulgado para su observancia.

Cuernavaca, mayo 9 de 1888.

Jesús H. Preciado.—Francisco S. y Segura, Secretario.

 

S U     F U S I L A M I E N T O

A las 11:00 horas del jueves 3 de febrero de 1814, Mariano Matamoros fue fusilado en un patíbulo instalado frente al portal del Santo Ecce Homo, en la plaza principal de la ciudad de Valladolid. El lugar fue custodiado por más de tres mil soldados realistas, ante el temor de que las fuerzas independentistas intentaran rescatar al general insurrecto.

Tres mil hombres del ejército realista, incluyendo artillería, y una compañía de 100 infantes, al mando del capitán Alexandro Arana, custodiaron la plaza para evitar el rescate de Matamoros por sus correligionarios, según testimonio del teniente Manuel Montaño.

El general insurrecto, quien siendo cura párroco en Jantetelco se sumó en 1811 a la lucha independentista, en un acto de humildad había recorrido descalzo el trayecto entre su prisión y el lugar de su sacrificio. Morelos había propuesto al ya entonces virrey y su sitiador en Cuautla en 1812, el general Félix María Calleja, el canje de Matamoros por 200 prisioneros españoles; sin embargo, la misiva nunca llegó a su destinatario.

En un intento por humillar al cura independentista, el teniente realista Antonio Eznaurrízar le ordenó arrodillarse para ser fusilado, pero Matamoros se negó a ello permaneciendo de pie. Dos descargas del pelotón de fusilamiento fueron necesarias para acabar con él.

Para el general José María Morelos y Pavón, Hermenegildo Galeana y Mariano Matamoros fueron sus principales estrategas. “¡Se acabaron mis brazos! ¡Ya no soy nada!”, habría dicho el vallisoletano ante la muerte de ambos generales.

Fuente: Matamoros en Jantetelco. Miguel Salinas. Edición: Jesús Zavaleta Castro

*Profesor y cronista del municipio de Jantetelco