Entrevista

Alberto Montaño

Cuarto Negro/Cuarto Blanco

Febrero de 2018

Por: 
De la Redacción

Durante este mes de frebrero fue inaugurada la exposicion “Cuarto Negro/Cuarto Blanco” del artista mexicano Alberto Montaño, en las instalaciones de la galería independiente NM Contemporáneo, en entrevista para la Cartelera Cultural nos comparte parte de su proceso creativo que lo llevo a conslidar su más reciente trabajo que se exhibe en la capital morelense. Alberto Montaño Mason, se dedica a las artes visuales, nació en México y desde muy joven salió del país, hoy en día está parte en México y parte en Nueva York, cabe destacar que toda la obra de “Cuarto Negro/Cuarto Blanco” se produjo en su estudio de México.

–Nace un México, muy joven abandona el país, consolida su preparación en el extranjero ¿quién es Alberto Montaño?

–Me fui a estudiar a Europa, hice estudios sobre todo de artes gráficas en Londres y en París, cuando regresé a México, pues empecé a ver muchas cosas de Nueva York y cómo estaba todo muy burbujeante el medio del arte por allá me fui mucho en espíritu de aprendizaje más que otra cosa.

Y llegué alrededor de 1982 como mencionó y fue una época muy interesante durante los ochenta porque fue cuando hubo una reacción al minimalismo y empezó toda una cuestión del neoexpresionismo, tanto en Estados Unidos como en Europa, ya que tuvo repercusiones mundiales. Fue un momento bastante excitante en Nueva Yorkrealmente, lo que fue mi escuela, porque en muchos sentidos soy autodidacta.

–A sus casi 50 años ¿Por qué decide regresar a la Ciudad de México?

–Estaba trabajando mucho con una galería cara. Siempre llaman las raíces por supuesto y mi intención siempre fue estar yendo y viniendo, tener un poco a lo mejor de los dos mundos en la medida de lo posible. Y cuando vine a México encontré un muy buen taller y empecé a trabajar acá, todo esto coincide en tiempos con una pérdida que tuve, perdí un hijo y todo eso hizo que mi vida y mi carrera tuviera una explosión y se volvió un caos.

En ese momento fue que decidí regresar un poco a mis raíces, a retomar mucho la obra desde un punto de vista distinto y a procesar mi duelo, a procesar mi vida, a reinventarme, esa fue la razón por la que regresé a México y estuve durante los dos miles durante la primera década de este siglo principalmente en México, visitando Nueva York y, a partir del 2011 ó 2012 empecé a regresar a esta cuestión medio “pin pon” de estar yendo y viniendo.

–Esta intimidad, de una pérdida familiar, tan personal, tan de usted en este “Cuarto Negro/Cuarto Blanco”.

–Claro, por supuesto la cuestión del “Cuarto Negro” y el “Cuarto Blanco” tiene muchos significados para mí, pero son alegorías de épocas más obscuras en donde estuve en una especie de visita al desierto, reagrupándome, revisando mi carrera. Pasé de las artes más manuales a cuestiones más conceptuales y empecé mucho con fotografía, aquí hay algo de fotografía también y ahora estoy haciendo, por ejemplo, las piezas que son el título de la exposición que es “Cuarto Negro/Cuarto Blanco” son como unas reconstrucciones geométricas, precisamente, de un cuarto negro y un cuarto blanco, significado con la madera clara.

Como ven, en muchas de estas piezas, hay como un pedazo que falta, juego mucho con el espacio negativo que, por un lado, les da la perspectiva arquitectónica a los cuartos, pero por otro lado, también el espacio negativo a la ausencia es informada por la ausencia de mi hijo, obviamente. Y la alegoría del “Cuarto Negro/Cuarto Blanco” es también algo de auto-rescate. Tiene que ver con la reinvención de mí mismo, el proceso de duelo y el poder aprender a vivir otra vez.

–Conformada de materiales diversos como fotografía, plomo, vidrios, incluso nanotecnología.

–El cuarto negro, que realmente el título oficial de éste –señala una pieza– es “De construcción negra”, está hecho de un material de nanotecnología, es un material con el que hacen muebles, gabinetes, pero tiene una característica muy importante que, si se raspa o se maltrata, le pasa uno la plancha con un trapo húmedo y se auto-cura. Estaba buscando un material negro mate, pero esta calidad de que se auto-cure es, obviamente, algo que tiene que ver muchísimo conmigo, entonces, adopté este material.

El “Cuarto Negro” fue también búsqueda de una chapa de madera que fuera lo más claro posible, resultó una madera egipcia que encontré en el mismo lugar de materiales donde encontré el material de nanotecnología.

Atrás de mí –señala– está esta esquina, para mí, es importantísima porque esta es una fotografía que hice en Nueva York en el 2012 y, como pueden ver, se llama “Nueva York Niebla”. Juego con los edificios de cabeza de lado, etc., y, en esa manera de construir las cosas, puse esta pieza aquí junto a ella, como ven, se hablan muy bien, siendo que ésta es de bastantes años después, no me acuerdo, exactamente, de cuándo. Y ésta se llama “Seis Cuadrados”, como ven, también tiene el elemento de la ausencia, el espacio negativo, pero, en cuanto a la composición del políptico, hay muchísima relación con esto.

Es un poco como la semilla del trabajo que empecé a hacer, primero con rostros, luego con ciudades, de reconstrucciones y prefigura mucho mi manera de construir las imágenes. Entonces, el proceso de construcción de muchas de mis piezas está muy ilustrado en el diálogo entre estas dos piezas. Igual, ésta es una foto mucho más reciente, que tiene varios paneles y, aquí el juego más bien, fue la parte de en frente del cuadro, digamos, en el sentido normal de una foto y, la otra, está de cabeza y viene todo de esto, de jugar con las perspectivas y el jugar con las imágenes.

La pieza “El Estudio Rojo” es porque aquí empezaron a surgir los cuartos como el “Cuarto Negro” y el “Cuarto Blanco”, aquí empezaron a surgir los cuartos, en estas composiciones y, como ven, las ausencias son muy claras, este recuadro de lino, encaja aquí perfecto o ésta encaja aquí, o ésta encaja acá.

Estoy jugando con las ausencias dentro de la composición y, al mismo tiempo, con la estructuración de la imagen de la misma manera en que se ilustra ahí en el diálogo de las otras dos piezas.

Esta parte de acá, –en otra área de la galería NM Comtemporáneo– en esta exposición en particular, muy asoleadita, es principalmente obra gráfica. Esta pieza, que es difícil de ver con los reflejos –por el horario de la entrevista– se llama “Rosa de Plomo”, estoy reutilizando imágenes de obra fotográfica en donde siempre ha habido una serie de composiciones con flores que son como una ofrenda para mi hijo.

Fue parte de lo que empezó cuando regresé a México, parte de la re-enraizada con mis orígenes. Todas estas ofrendas florales fueron fotografías de flores que ponía bajo látex que comprenden otra serie de obra. Y ahora las reciclé pasándolas por procesos digitales y con el collage de plomo. El plomo para mí ha sido un significado de muerte por ser el metal más tóxico, más pesado y que siempre existió en mi obra desde antes de la muerte de mi hijo.

Siento que en el arte en general, es muy importante que se toquen los temas fundamentales de vida y muerte, ¿qué más fundamental que eso? Es algo que ha estado en mi obra siempre y, obviamente, con doble razón después. La documentación de mi proceso de auto-rescate, de duelo, de volver a aprender a vivir, cada vez se vuelve parte de la obra, pero se va metiendo entre varias de las capas de significados que tienen las piezas, porque nunca he querido que sea una documentación específica ni de mi duelo, ni de nada, la obra de arte en particular siempre tiene que estar abierta a interpretaciones.

Trato de que haya varias capas, no sólo en la elaboración de la pieza en sí, como en sus significados. Eso sería la cuestión central de mi obra, que nunca hay un mensaje en particular, sino que siempre hay una serie de capas sin significados y eso, lo que provoca es que la obra cobra una vida nueva en los ojos de cada espectador, y se independiza de mí.

–¿Cómo percibe usted este tipo de cambios tecnológicos que se adaptan al arte contemporáneo?

–Bueno, muchas veces es difícil hacer una obra que sea demasiado auto-biográfica, pero la vida que lleva uno siempre tiene que informar la obra. De esa misma manera, el momento histórico tiene que informar la obra también, de alguna manera, la obra es contemporánea en el sentido en el que está de acuerdo a su momento histórico.

Hablando de todos los cambios que estamos viviendo, unos cambios radicales, yo que estoy viviendo ahora en Nueva York, hay cambios terribles en cuestiones políticas, de no saber qué nos depara el futuro inmediato, pero todos los cambios afectan siempre mi obra.

La manera en que digiero esos cambios puede cambiar, pero siempre hay un común denominador, el común denominador es estar abierto a las influencias, de estar abierto a lo que la vida nos da y poder traducirlo de una manera en la obra, de una manera sincera en cuanto a material y en cuanto a contenido, en cuanto a concepto.

–¿Qué le podría decir a la gente para que venga a ver su más reciente trabajo exposición?

–Uno, que tenemos la suerte de que esto dura hasta finales de abril, y dos que estamos muy céntricos en Juan Ruiz de Alarcón. Los convoco a que vengan y a que nos dejen todos los comentarios sobre la obra. Siento que en Morelos ha habido una especie de resurgimiento del arte contemporáneo que no había visto tan fuerte hace tiempo y me parece extraordinario.

Hay muchos nuevos espacios, ésta es la tercer exposición que mía en esta galería, entonces he conocido a gente joven, a mucha gente en general dentro del medio cultural de Morelos y me parece que hay una situación muy pujante, muy fresca, muy como renovada y me encanta.

–¿Qué le parece esta galería independiente “NM Contemporáneo” que, como usted bien lo mencionaba, pues es un apoyo, es un pilar para las nuevas y consolidadas generaciones?

–Me encanta el espacio, aun cuando la escala de mi obra es un poco grande, como pueden ver, para un espacio que no es tan grande, pero a mí me parece admirable el trabajo que se ha hecho aquí en la “NM Contemporáneo” en cuanto a abrir las puertas a artistas de todas las edades, estamos los mayorcitos y están también muchos de los jóvenes.

El arte contemporáneo lo puede estar haciendo una persona de 20 años como una persona de 80 años y eso es lo que he estado viendo aquí, que hay un abanico de artistas que cubre todos los orígenes, todas las edades, todos con un gran nivel y una gran motivación por estar en el momento del arte.

–Y gratuito también.

–Bueno, aparte. Qué mejor que no cueste nada.

 

“Cuarto Negro/Cuarto Blanco” de Alberto Montaño es una exposición que contiene una elegante proyección desde la historia personal del artista que nos permite ir más allá de lo visual, propone un lugar interno de exploración para que sea nuestra propia percepción, la que brinde a cada pieza un significado íntimo y personal. Desde la idea a los elementos tecnológicos, Montaño Mason crea piezas conformadas por polípticos de gran formato que dominan el espacio de acuerdo a la dirección de la composición elegida, su producción es cada vez más diversa y contiene diferentes planteamientos sobre el paso de la vida a la muerte y del renacer a través de procesos catárticos con los que se rompe, autocura y reconstruye en sí mismo, plasmando en composiciones monocromáticas estructuradas, seguidas de líneas y texturas que definen los episodios de su narrativa visual.

Alberto Montaño Mason nació en la Ciudad de México en 1953, donde vivió y estudió hasta 1972. Viajó a Londres, Inglaterra, donde estudió en Chelsea School of Arts de 1973 a 1997. También estudió en París, Francia, en el Atelier 17 bajo William S. Hayter, 1977-78. En 1982 se mudó a la ciudad de Nueva York donde vivió hasta el año 2003, año en el cual instaló su estudio en la Ciudad de México. Actualmente vive y trabaja desde ambas ciudades. Ha tenido exposiciones individuales en Nueva York y México, así como en museos de México, Estados Unidos y Europa.

NM Contemporáneo es reconocida como la galería de arte contemporáneo más importante de la ciudad de Cuernavaca, albergando a más de 40 artistas reconocidos nacional e internacionalmente, algunos de ellos son: Alberto Montaño, Mauricio Cervantes, Armando Romero, Sergio Garval, Andrés Amaya, Victor Guadalajara, Valerie Campos, Nacho Rodríguez Bach, César López Negrete y Eduardo Rincón entre otros. Dentro de los objetivos principales de la galería, está el tener artistas profesionales, que experimenten con diferentes medios tales como la pintura, escultura, fotografía, video, instalación y arte objeto, enriqueciendo la escena cultural de la ciudad para los visitantes, compradores y coleccionistas, NM busca artistas que no sólo se justifiquen por el aprecio estético de su obra, sino como una buena inversión patrimonial a mediano y largo plazo. La galería se caracteriza por la apertura que tiene a diferentes propuestas y a nuevos artistas para garantizar de esta manera un movimiento de obra que siempre esté a la vanguardia y ofrecer nuevas oportunidades de adquisición a sus clientes, coleccionistas y nuevos coleccionistas. La galería se ha convertido en un laboratorio de arte y un espacio cultural donde se imparten cursos, talleres y charlas de artistas. El visitante podrá disfrutar de exposiciones de arte contemporáneo que están cambiando continuamente. Creemos en el arte emergente como un poderosa forma de inversión y promovemos su venta y adquisición ya que esto impulsa a los artistas a crear y fortalece el mercado del arte, según la revista Forbes, el arte lleva una década siendo una de las prácticas económicas con más rentabilidad. Para mayor información de nuestros artistas consulta nuestra pagina www.nmcontemporaneo.com, así como en ww.facebook/NMContemporaneo y twitter@NMContemporáneo. Estamos físicamente en Cuernavaca, Morelos en Juan Ruíz de Alarcón No. 13, Col. Centro, Tel: (777) 318 54 75.